El Mundo Mejor de Mabel: febrero 2016

LA TERRE: JE SUIS DESOLÉE !!

domingo, 28 de febrero de 2016

LOS JESUITAS (una muy breve reseña)



Los Jesuitas, el ejercito del Papa es una órden fundada  en 1534 por Ignacio de Loyola como respuesta a la Reforma Protestante.



Una orden que ha estado involucrada desde su misma fundación en toda una zaga de tramas políticas que tuvo como primer capítulo la Revolución Francesa.(1789-1799)

Fue precisamente el monje jesuita Johann Adam Weishaupt (Baviera) quién fundó la sociedad secreta de los ILLUMINATI.



Era alemán de origen judío,  que trabajó como profesor de Derecho Canonico de la Universidad de Ingolstadt. Es célebre por haber fundado la orden de "Los Perfectibilistas", rama de la Francomasonería mejor conocida como los ILLUMINATI

 Fueron los Jesuitas que inspiraron y aconsejaron a Hitler.

Según el libro "La Historia Secreta de los Jesuitas" Editorial Chick Publicaciones, y comentada en el siguiente blog : 

http://con-lacorneada.blogspot.com.ar/2012/09/vaticano-creo-hitler-y-al-partido.html. Hitler había manifestado:

"APRENDÍ MUCHO DE LA ORDEN DE LOS JESUITAS. HASTA AHORA, NUNCA HA EXISTIDO EN LA TIERRA NADA MÁS GRANDIOSO QUE LA ORGANIZACIÓN JERÁRQUICA DE LA IGLESIA CATÓLICA, YO - HITLER - TRANSFERÍA A MI PARTIDO MUCHOS DE ESTA ORGANIZACION"
.........................................

Fue un Jesuita  Armando LLorente  quien entrenó a Fidel Castro.




"LA HABANA, 20 Sep. 15 / 03:06 pm (ACI).- El Papa Francisco se reunió hoy con Fidel Castro y le hizo un regalo especial: un libro y dos CDs con homilías y canciones del P. Armando Llorente, el sacerdote jesuita español que fue su maestro de escuela y que pidió su conversión antes de morir.
El P. Llorente fue profesor y mentor de Fidel Castro en el Colegio de Belén de La Habana, donde el líder cubano estudió cuando tenía 16 años de edad." https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-regala-a-fidel-castro-recuerdos-del-sacerdote-y-ex-maestro-que-pidio-su-conversion-48479/
https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-regala-a-fidel-castro-recuerdos-del-sacerdote-y-ex-maestro-que-pidio-su-conversion-48479/
---------------------------------
 Esta orden siempre ha sabido ocupar todo el espectro político desde la ultraizquierda hasta extrema derecha.

"¿Por qué fue suprimida la Compañía de Jesús? 
El papa Clemente XIV, en 1773 suprimió la Compañía en todo el mundo, decisión fuertemente apoyada por las grandes potencias europeas.
Los jesuitas aceptaron la decisión del Papa sin oponerse. El General del Orden en esa época, Lorenzo Ricci, fue hecho prisionero en el Castillo de Sant Angelo hasta su muerte en 1775. Hasta ese año había cerca de 23.000 jesuitas, dirigiendo 700 colegios. 
Hay varias causas que llevaron a la supresión. Los jesuitas tenían privilegios. No pagaban diezmos, tenían problemas con los obispos y otras ordenes religiosas de la época. La cercanía con el poder. La autonomía que les había dado el Papa hasta la supresión y la adaptación cultural extraordinaria en las misiones.
En este sentido, lo más controvertido para sus adversarios fueron los llamados ritos chinos y malabares (India), prohibidos por Roma.  Los protestantes no les querían por su férrea defensa de la doctrina católica. 
Restauración de la Compañía de Jesús (18142014)
La Compañía de Jesús fue restaurada por el Papa Pío VII en su regreso a Roma en el contexto de las Restauraciones políticas post-revolucionarias."
http://es.aleteia.org/2014/11/07/quienes-son-los-jesuitas-por-que-fue-suprimida-esta-orden/

https://www.youtube.com/watch?v=7rPUZtOV6WQ



domingo, 14 de febrero de 2016

LA SOMBRA DE HITLER (GUERRA CIVIL ESPAÑOLA)










Pierpaolo Barbieri, investigador argentino egresado de Harvard, explicó a Infobae
 por qué y cómo la Alemania nazi intervino en España. El papel del llamado
 "dictador económico" Hjalmar Schachtr

Pierpaolo Barbieri, el argentino que investigó la relación entre Hitler y Franco.Crédito: Veronica Jacobson

En su nuevo libro, La sombra de Hitler (Taurus), el joven historiador argentino Pierpaolo Barbieri se propone ofrece una nueva visión sobre la Guerra Civil Española y la intervención de la Alemania nazi. Es que para Barbieri, quien desarrolló una vasta investigación en seis países, no fueron ideológicos los motivos que llevaron a Hitler a realizar esta jugada, sino económicos. En este sentido, como explicará más adelante a Infobae, para comprender este proyecto y sus consecuencias es fundamental la figura de Hjalmar Schacht, responsable de la economía del Tercer Reich.

—¿Cuál es la tesis del libro?
—El libro trata de explicar la Guerra Civil Española de una manera novedosa. En vez de considerarlo historia nacional, lo que yo trato de hacer es tratar de ver el conflicto con un lente europeo y tratar de entender las relaciones económicas que llevaron a la intervención alemana e italiana en el conflicto, que fue lo que determinó el curso de la Guerra.

—¿En qué consistió la investigación?
—Empecé esto en la Universidad de Harvard. Fue mi tesis de grado, después fue mi tesis de posgrado y también hice investigación en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, lo que conllevó a hacer seguir en España, Italia, Alemania, Francia, Inglaterra y en los Estados Unidos. Estuve en distintos archivos, tratando de ver los documentos originales para ver si esta idea novedosa se podía probar con los documentos. En ese sentido, es un libro de Historia que trata de apuntar a un público general, pero también, para el que está interesado, tiene citas al final dando fuentes específicas de los distintos argumentos.

—¿Se encontró con información que superara la hipótesis inicial?
—Sí, por supuesto. Crear un libro es como pintar un cuadro: las cosas van cambiando a medida que uno avanza. Creo que los debates que no me esperaba encontrar fueron aquellos que hubo en la Alemania nazi. Algo que yo no esperaba es lo que yo llamo la Guerra Civil dentro del gabinete alemán, entre quienes proponían el imperio informal, como el que se trata de construir en España, y los que querían un imperio formal basado en el control pseudo racial de los pueblos. Como a todos, a mi me habían contado la historia del nazismo como una línea recta que iba desde 1933 a 1945, y eso era algo que no te explicaba estos debates económicos dentro del régimen.

—Es decir que es un punto de vista nuevo.
—Trato de presentar a estos actores de una manera nueva, y especialmente en lo que hace al conflicto español, porque era un conflicto en el que los nazis invirtieron muchos recursos y fue, si se quiere, la primera intervención extranjera del nazismo.

—Un poco la gran pregunta del libro es por qué Alemania intervino en la Guerra Civil Española, ¿podría explicar brevemente su visión?
—En principio es un tema estratégico, pero muy rápidamente y por la duración de la Guerra se convierte en un proyecto económico. Los españoles nacionalistas, el bando de Francisco Franco, necesitan de los alemanes porque necesitan recursos bélicos que no tienen. Necesitan crédito, pero ¿a cambio de qué? Por muchos años, nos contaron una historia que dice que intervinieron España por temas ideológicos. Lo que yo trato de proponer es que lo hicieron a cambio de un proceso de penetración económica donde las industrias alemanas se hacían de las españolas y proponían que esto continuara en el tiempo mucho más allá de la guerra civil.

—Por eso fue clave la figura de Hjalmar Schacht.
—Exactamente. Schacht era como la unión del poder monetario y fiscal en una sola persona. Desde ese lugar, el que llamaban "dictador económico" de la Alemania nazi construía una política en la que apuntaba al control informal de los territorios. Es decir, no conquistarlos sino ejercer la hegemonía económica. Y España fue, de acuerdo con mi investigación, el lugar en el que mejor funcionó el proyecto.

—¿Cómo fue la relación entre ambos países durante la Segunda Guerra Mundial?
—Técnicamente, Alemania nunca pidió que España entrara a la Guerra y se mantuvo estrictamente neutral, pero en términos económicos no existía la neutralidad, sino que se comerciaba mucho y eso fue lo que realmente produjo el quiebre de Franco con las democracias. Es muy interesante, porque la única reunión que existió entre Hitler y Franco fue un desastre: Hitler famosamente dijo que prefería ir al dentista antes que verlo a Franco en alguna otra oportunidad. Nunca se llegó a una alianza formal, lo que sí quedaba era este tema económico donde el 75 por ciento de todas las exportaciones de España iban al Eje, y eso era una dislocación que se había creado durante la Guerra. En la España de la pre Guerra, la mayoría del flujo comercial externo iba al Reino Unido o a Francia, y eso en el transcurso de la guerra civil se redirecciona a Alemania.

—Tras la derrota del Eje, ¿Franco se intentó desligar de la Alemania nazi?
—Exactamente. Franco no solamente entregó sus víctimas sino que también entregó las deudas que tenía con Mussolini o con Hitler, que eran muy distintas: Hitler tenía un proyecto de penetración económica que los italianos nunca tuvieron. En ese contexto, después de la Guerra Franco se intentó desligar de sus espónsores fascistas, porque ellos habían perdido y él no, y él planea quedarse en el poder. Entonces tiene que crear una ideología porque no la tiene: al principio Franco es una persona desprovista de ideología, entonces pivotea y trata de adaptar su relato ideológico para tener una perspectiva no fascista.

—¿Cómo lo construyó?
—Lo hace desde el conservadurismo, el autoritarismo político y de un alineamiento con los católicos conservadores. Crea lo que se llama un nacionalcatolicismo, que luego sobrevive hasta su muerte. Franco logró estar en el poder 30 años en el medio de una Europa cada vez más integrada. Logra una alianza con los Estados Unidos, basada en la idea del anticomunismo, pero lo que no logra es que Europa lo acepte. Todos los que habían luchado contra él o los que se acordaban de la guerra civil española sabían que había ganado un Franco que no fue exactamente respetuoso de los derechos humanos con los que perdieron.

Perón junto a Francisco Franco y Héctor. J. Cámpora.
—¿Cómo era la relación entre Perón y Franco?
—Cuando Perón va al exilio, va a la España de Franco, pero es muy importante recordar que la política fascista en la economía española de la guerra lleva a una gran hambruna, porque eran políticas muy poco eficientes. En ese contexto, Argentina va a la ayuda de Franco y hay contactos políticos y económicos donde ayuda con granos, aparte de con apoyo político, a que Franco no esté tan aislado.

—¿Ve puntos en común entre ambos líderes?
—No en el sentido de construcción de liderazgo, porque Perón, a pesar de que venía de una junta, fue elegido popularmente y Franco nunca participó de una elección. Franco tenía un perfil monárquico y muy atado a la Iglesia, que era distinto en el caso de Perón. Lo que sí se ve es que los dos fueron inspirados en su juventud por el fascismo de Mussolini y la estrategia económica corporatista, donde el Estado actúa como mediador entre los sindicatos y el capital. Ambos eran anticomunistas y venían de una tercera vía, que no era capitalista ni comunista.

—La Ley de Memoria Histórica continúa siendo un tema de debate en España, ¿cuál es su posición?
—Yo creo que en el proceso de la democratización de España se sacrifica saber todos los crímenes y ahondar en el pasado por la estabilidad política. Y así se crea una democracia afianzada, integrada a Europa y exitosa económicamente. España lo ha construido desde ese país poco desarrollado que dejó Franco en 1975. En ese contexto, creo que se sacrificó mucho en el momento de hacer la transición y luego, cuando está afianzado el proyecto democráctico, se ha vuelto a ver cosas que había que sacar de las fosas comunes. Y no solamente me refiero a los cuerpos, sino a dependencias políticas que se tenían y no se pueden ocultar para siempre. Franco cometió muchísimos crímenes de lesa humanidad, así como también hubo crímenes del otro lado de la guerra, porque fue un enfrentamiento fratricida y sin cuartel. En ese contexto, es importante para el futuro de los pueblos entender el pasado. Yo apoyo la iniciativa de entender cuales fueron los crímenes, juzgar a los responsables y tener una memoria que sea respetuosa con el pasado y las víctimas.

—El gobierno de Mariano Rajoy estuvo muchas veces en la mira de la oposición por la supuesta mala aplicación de la ley durante su administración, ¿qué análisis hace?
—Hay un debate. No se derogó la Ley ni se trató de eliminarla. Todavía está muy vivo el tema, por eso la perspectiva depende del partido al que uno le pregunte. Lo que sí es importante que en España se ha dejado a los jueces actuar sin problemas políticos. En la época de Baltasar Garzón creo que los hubo más que ahora.

"Franco debería estar en los museos, pero quizás no en el centro de la ciudad", opina Barbieri.
—Es un tema que todavía genera mucha confrontación.
—Sí, en ese sentido el libro propone una mirada mucho menos española. Si no, creo que caemos muy fácilmente en las divisiones ideológicas y considero que es muy interesante pensarlo desde lo que era este proyecto de imperialismo alemán para la integración de Europa. Yo lo que siempre digo es que hoy tenemos instituciones que muchos critican, que son proclives a la crisis y han sufrido la crisis de deuda soberana, pero sin embargo son instituciones mucho más plurales y democráticas que las que hubieran hecho los nazis. El proyecto de integración que quería Schacht y sus asociados no era para nada democrático, iba a ser manejado desde Berlín sin la posibilidad de que nadie más pudiera opinar, mientras que desde la Unión Europea se ha construido un proyecto democrático y respetuoso de los derechos humanos.

—¿Considera que la Ley de Amnistía va a seguir vigente?
—Creo que a la larga la ley en sí va a seguir vigente y sin embargo hay ciertos crímenes que igual se van a investigar. La gran ironía es que la ley de Amnistía fue originalmente pensada para proteger a las víctimas del franquismo y no a los líderes. Sin embargo, después fue usada para promover a los otros. Yo apoyo las iniciativas judiciales para tratar de entender cómo murieron las víctimas. Creo que la Historia no está para estar enterrada, si no no hubiera escrito el libro. Pero es importante saber que en 1975, cuando la democracia en España no existía y muchos la creían imposible, era necesaria una ley que permitiera que los que habían sido ministros de Franco pudieran meterse en una elección y crear un partido, y eso ha llevado a una democracia muy exitosa.

—¿Cómo se consolidó?
—Hubo un bipartidismo donde estaba el PSOE, que eran socialistas, y el PP, fundado por un ministro franquista que hacía una propuesta conservadora pero democrática. Rajoy viene de ese partido, y por eso es que hay mucha gente que critica iniciativas como la Ley de Memoria Histórica, pero yo no creo que Francisco Franco se merezca tener estatuas de él en el medio de Madrid.

—Era la próxima pregunta... Hay quienes sostienen que la iniciativa propone eliminar una parte de la Historia, ¿cuál es su opinión?
—Yo no apoyo eso, creo que para los que fueron sus víctimas es un recordatorio demasiado cruento del pasado. Tampoco quiere decir que vayamos a eliminar todo, porque no se puede borrar la Historia, pero sí ciertas figuras y, dados los crímenes del franquismo, es difícil que siga en ese estado de centralidad como si fuera Don Quijote. Creo que Franco debería estar en los museos, pero quizás no en el centro de la ciudad en una efigie cual Napoleón Bonaparte. Los franceses pueden amar el proyecto político de Napoleón, pero es muy difícil divorciar los crímenes del franquismo con sus políticas, porque Franco no creó un sistema más plural y democrático, sino que fue a un lugar aislado, autoritario y desprovisto de derechos.

Portada de "La sombra de Hitler", de Pierpaolo Barbieri (Taurus, 2015)
Fuente: INFOBAE: http://www.infobae.com/2016/02/14/1789219-la-sombra-hitler-una-vision-novedosa-la-guerra-civil-espanola

GENIAL Lucero Tena.( M. Falla. La vida breve. Danza Española nº 1. )





Un genio total !



Lucero Tena

(María de la Luz Tena Álvarez; Durango, México, 1938) Bailarina española de origen mexicano. Trasladada a España en 1958, formó parte de la compañía de Carmen Amaya y posteriormente creó su propio cuadro de flamenco. Bailaora dotada de una excepcional y disciplinada expresividad, destacó por dar a las castañuelas (de las que fue profesora en el Conservatorio de Madrid) carácter de instrumento solista en la interpretación de obras clásicas.
Lucero Tena estudió ballet clásico con Nina Shestakova y danza española con Emilia Díaz. En 1954 conoció en México a Carmen Amaya, su referente artístico más importante; pasó a formar parte de su compañía y actuó junto a ella en México y Estados Unidos.
En 1958 se trasladó a España y fue contratada en el tablao El Corral de la Morería de Madrid, adonde regresaría en 1961 (después de triunfar de nuevo en su país) como primera figura del baile flamenco y virtuosa inigualable de las castañuelas. En los años sesenta y setenta también realizó diversas giras mundiales, ganándose la admiración del público más dispar; en España fueron antológicos los conciertos que ofreció en el Teatro Real de Madrid.
Tena formó parejas artísticas de primer orden con el cantaor Gabriel Moreno y con los guitarristas Félix de Utrera, Aurelio Garci y Carmelo Martínez. Profesora de castañuelas en el Conservatorio de Madrid y autora de unMétodo de castañuelas, a su labor se debe la dignificación de las castañuelas, que elevó a la categoría de instrumento de concierto. Su trayectoria se vio reconocida con la Medalla del Círculo de Bellas Artes y con el lazo de Isabel la Católica.
Fuentes: "Biografias y Vidas (La enciclopedia biográfica en línea) 

martes, 9 de febrero de 2016

EL INFIERNO EN EL CAMINO -- LA DESBANDÁ.. Andalucía Febrero 37


"El mundo entero fluía, en este momento, en un único sentido", escribió André Malraux, porque la carretera que une Málaga con Almería era un río de gente que marchaba o caía. Este mes se cumplen 77 años de 'La desbandá' (febrero, 1937), cuando decenas de miles de malagueños huyeron bajo las bombas camino de Levante. Malraux lo vio desde el aire, pero aún viven algunos de quienes lo sufrieron en tierra. Agarrado a un bastón aunque esté sentado, Juan Conejero cuenta qué ocurrió cuando era un niño 11 años: "Cuando pasaban los aviones, daban la voz y nos levantábamos para correr. Y quedaban los cuerpos y decías: 'Mira, muertos'".
Málaga fue tomada por las tropas nacionales entre el 7 y el 8 de febrero de 1937. Nunca llegaron los refuerzos para defenderla, y nunca se supo por qué. El resultado fue el caos y la huida descoordinada. "No te daba tiempo a pensar; para donde iba la perdiz iban los pollos, y solo pensabas en qué comer", dice Juan Conejero casi 80 años después. Encarnación Barranquero es profesora de la Universidad de Málaga y autora de varias obras sobre la masacre: "Las autoridades no evacuaron a la población con autobuses o camionetas, como se hizo en Madrid. Al final, las tropas llegaron en el momento en que la gente empezó a correr". De ahí 'La desbandá'.

Barranquero estima que entre 100.000 y 150.000 personas huyeron. Muchos eran refugiados de otras zonas de Andalucía. Durante la marcha fueron bombardeadas por mar (por los cruceros Baleares, Canarias y Almirante Cervera) y aire. Desde el 8 de febrero, el Registro Civil de Málaga contabilizó 15 o 20 fallecidos diarios procedentes de la carretera y a ellos hay que añadir todos aquellos enterrados en los municipios del camino. "Muchas veces las familias de los muertos no se pararon a registrarlos, sino que siguieron corriendo", explica. Conejero se unió a la marabunta el día 9, a la altura de Torre del Mar, pero se apartó para pasar una noche en un cortijo de Frigiliana porque su padre y su abuela habían caído al agua cuando intentaban cruzar el río Chíllar. Cuando se reincorporó, vio los camiones recogiendo cadáveres: "Como iba de los últimos me tuve que encontrar con los muertos".
Por delante de él marchaba Antonio Villamuela, que había dejado Málaga agarrado a la chaqueta de su padre, según recuerda hoy. "Mi tío tenía una camioneta, y empezó a meter a las mujeres: mi madre, mi abuela, dos tías… Pero ya no había sitio ni para mi abuelo, ni para mi padre ni para mí y mi hermano", comenta en su casa. Los cuatro salieron juntos, pero el caos los separó. En El Palo, a la salida de Málaga, su abuelo dijo que no podía más. Y más tarde se perdió él: "Vino la aviación, corrimos y nos metimos en las cañas dulces. Pero al salir, cada uno lo hizo por un sitio". Villamuela es uno de esos niños extraviados, algunos de los cuales nunca encontraron a sus padres. Él lo halló de regreso a Málaga, días después. Su madre y sus hermanas consiguieron llegar a Valencia en la camioneta y no volvió a verlas hasta que terminó la guerra, en 1939.
Como a Villamuela, a Juan Gálvez lo interceptó una columna de tropas italianas del ejército nacional a la altura de Nerja. Huía con su madre, que cargaba con la más pequeña de sus tres hermanos, una niña de seis meses. Otros cargaban con ropa, e incluso con máquinas de coser que quedaron en la vereda. "La gente no sabía qué distancia había [unos 220 kilómetros], y hay quien creía que después de Almería venía Francia. Simplemente, era el camino que estaba libre", razona Encarnación Barranquero.
Juan Conejero
                                               Juan Conejero
De noche y de día marcharon Juan Gálvez, Antonio Villamuela y Juan Conejero, y todos encontraron el horror en aquel camino. "Un hermano mío mayor que yo me dijo: 'Mira, ahí hay una mujer que tiene una cesta de tomates'. Ella estaba tendida, y mi hermano dijo: 'Vamos a coger los tomates que ella no los quiere pa ná, que ya está matá'. Pero cuando nos acercamos se nos quitaron las ganas, porque tenía una niña recién nacida mamando en el pecho”, cuenta Conejero. Juan Gálvez recuerda haber dormido en una casa abandonada que resultó estar repleta de cadáveres. Y Villamuela no olvida a una mujer y a sus dos hijos ("uno tenía la cabeza vendada") que vio tendidos sobre la tierra, ni cuando su padre le mandó a protegerse tras una gran roca: "Y yo venga a menear al hombre que había allí, pero aquel hombre estaba muerto". Las cañas de azúcar que antes crecían en esta zona les sirvieron de alimento y de refugio. "Los barcos tiraban a la montaña y las piedras mismas mataban, porque la carretera bordeaba el monte", rememora Conejero.
La historiografía franquista justificó la matanza por la supuesta presencia de milicianos entre la población civil. Sin embargo, Encarnación Barranquero explica que los milicianos de los frentes de Álora y el Chorro huyeron mayoritariamente por el interior. La profesora cree que el suceso muestra una estrategia deliberada por dañar a la población civil, y apunta otro posible motivo, el escarmiento contra Málaga la Roja: "Aquí se consiguió el primer diputado del Partido Comunista, el único de toda la legislatura, y el primer concejal comunista de una capital andaluza. Había una tradición de izquierdas y de asociacionismo, y una hegemonía de la CNT. Además, durante los siete meses de la República hubo bastantes muertos".
La desbandá 2
Norman Bethune, un reputado médico canadiense que acudió desde Valencia con su ambulancia para socorrer a los heridos, dejó para la historia una frase ("No he venido a España a derramar sangre, sino a darla"), un relato ('El crimen de la carretera Málaga-Almería') y un buen puñado de fotografías que documentan el horror de aquella huida. Pero durante mucho tiempo, de 'La desbandá' en Málaga solo se habló en voz baja. Barranquero y otros académicos comenzaron a estudiar el episodio a mediados de los años 80 y el movimiento asociativo para la recuperación de la memoria dio luego repercusión a sus trabajos.
Desde 2007 se organizan marchas en las provincias de Málaga (celebrada el pasado día 2), Granada y Almería para recordar la matanza, y desde el año pasado la Dirección General de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía participa en los actos de conmemoración. El primero se celebró el 2 de febrero con una marcha hasta el Peñón del Cuervo, donde este domingo se realiza una ofrenda floral.
Ninguno de los tres protagonistas de este texto llegó nunca a Almería. Fueron interceptados por tropas italianas, que llegaron desde el norte hasta Torre del Mar y Motril, donde quedó establecido el frente entre el 10 y el 11 de febrero. "Cuando llegamos a Motril estaban las fuerzas de Falange echando mítines: 'No corráis, no tengáis miedo, el que no tenga las manos manchados de sangre, tranquilo que no le pasa nada', oyó Conejero. Pero al volver a Arenas, su padre fue sometido a un Consejo de Guerra y ejecutado. Era albardonero y miembro del Comité de Abastecimiento. Todavía agarrado a la muleta, mantiene la voz firme cuando dice que hay cosas que la vejez no le hará olvidar: "Que el día de mañana la gente sepa qué pasó y por qué pasó, porque si se deja callaíto, se muere todo".
Fuente "Diario.es" Andalucía .
La “Desbandá”, el atroz y olvidado genocidio del fascismo español  (10 años Plural) 

(es mi pequeños homenaje a los que sufrieron ESTE HORROR ) 
Y QUE EL MUNDO LO SEPA, QUE NO SE OLVIDE !!!!!!! MG

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...