el mundo mejor de mabel: EL AMOR A LA FALTA DE OXIGENO, ES UN AMOR QUE MATA !

"Allí donde voy posando mi alma, voy dejando lo mejor de mi. Si alguien no lo notó, es porque no me sintió con el corazón" y el que lo sintió, ya no está a mi lado...

bitácora

BITACORA IBSN: Internet Blog Serial Number 11-03-1971-28

sábado, 10 de febrero de 2018

EL AMOR A LA FALTA DE OXIGENO, ES UN AMOR QUE MATA !



Asfixia Erótica (hipoxifilia, amor a la falta de

 oxígeno)  

CONSTA DE 3 FASES

Fase Cerebral: La falta de oxígeno estimula el sistema nervioso central que se manifiesta en zumbido de oídos, visión de luces centellantes, hormigueos y sensación de angustia.

Fase Convulsiva: Esta etapa se deriva de la falta de oxígeno durante un tiempo prolongado. Aparecen convulsiones generalizadas en la cara, músculos respiratorios, extremidades; inclusive, puede haber secreción de fluidos corporales como orina, materia fecal y eventualmente eyaculación.

Fase Asfixia: En esta etapa ocurre la depresión de las funciones cerebrales, existe pérdida de la consciencia, coma profundo, cianosis intensa (color morado de boca y tejidos) relajamiento muscular, pérdida de reflejos, respiración lenta y superficial. Esta etapa es irreversible y genera la muerte.

fuente: Sexualidad 180 Internet

Esta práctica se realiza casi siempre junto a 

otras actividades fetichistas.

Esta práctica parece remontarse a varios siglos de antigüedad: está registrada como práctica entre los esquimales y algunos pueblos asiáticos. Está documentada desde principios del 1600.

Al principio se utilizaba como un tratamiento para la disfunción eréctil.
La idea de iniciar esta práctica, pudo ser consecuencia de la observación de que algunos reos ejecutados en la horca desarrollaban una erección, que duraba a veces incluso después de la muerte (la muerte en erección), y de vez en cuando incluso se observó que el condenado eyaculaba durante el ahorcamiento o después.

 Se dice que fue introducida en Europa por soldados de la Legión Extranjera francesa a su regreso de la guerra en Indochina.

Famosos muertos por esta práctica.

 El compositor Frantisek Kotzwara murió a causa de asfixia erótica en 1791. Posiblemente sea el primer caso registrado

El 27 de agosto de 1830, el príncipe Luis Enrique José de Borbón-Condé (1756-1830) fue encontrado ahorcado, con los pies tocando el suelo. Posiblemente estuvo implicada su amante, la Baronesa de Feuchères. Actualmente se considera que fue un caso de asfixia erótica.

En 1936, la japonesa Sada Abe mató a su amante, Kichizo Ishida, mediante asfixia erótica en 1936. Luego le cortó los genitales y los llevó en su bolso durante varios días. El caso causó sensación en el Japón de los años treinta. La película El Imperio de los sentidos (1976) trata acerca de este caso.

El 5 de mayo de 1968, el actor estadounidense Albert Dekker (1905-1968) fue encontrado sin vida en su cuarto de baño. Estaba desnudo, arrodillado en la bañera con un lazo alrededor del cuello atado a la barra de la cortina de baño. Estaba esposado, con los ojos vendados, amordazado y tenía escritas todo el cuerpo palabras sexualmente explícitas pintadas con lápiz de labios rojo. El forense dedujo que se trató de un caso de autoasfixia erótica. ​

El 18 de julio de 1975, el dibujante e historietista estadounidense Vaughn Bodē (1941-1975) murió por esta causa, aunque quizá utilizaba la asfixia como una ayuda para la meditación, porque sus últimas palabras a su hijo Mark (1963-, actualmente también historietista) fueron: «Mark, yo he visto a Dios cuatro veces, y pronto voy a volver a verlo. Eso para mí es lo número uno, y tú eres el número dos».

En 1994, el diputado conservador británico Stephen Milligan murió en un caso de autoasfixia erótica combinado con autobondage (ataduras para prácticas sexuales)

El 17 de mayo de 1996, el cantautor estadounidense de rock Kevin Gilbert murió a causa de esta práctica.

El 16 de octubre de 1996, Sharon Lopatka (1961-1996) fue asfixiada hasta morir por un hombre que había localizado a través de un mensaje de Internet (donde pedía un hombre que tuviera la fuerza suficiente para asfixiarla hasta morir mientras realizaban el acto sexual).

El 22 de noviembre de 1997, el cantante australiano Michael Hutchence (1960-1997) fue encontrado muerto en su habitación de hotel en Sídney. Aunque la causa oficial de su muerte fue el suicidio, podría haber muerto a causa de asfixia autoerótica.

 **El caso Michael Hutchence, viviendo yo en Australia,  fue la primera vez que oí acerca de esta práctica.

El 19 de agosto de 2004, Kristian Etchells (29), joven neonazi británico del partido Frente Nacional.
El 28 de marzo de 2007, el New York Times presentó la historia de un adolescente que sufrió un ataque cardiaco y pasó tres días en estado de coma después de ahorcarse a solas. Meses después, tras su recuperación, se dedicó a hacer presentaciones en escuelas para hablar contra este juego peligroso.

 El 4 de junio de 2009, el actor David Carradine (1936-2009) fue hallado muerto en su habitación de hotel en Bangkok, Tailandia, con signos de haber practicado la asfixiofilia.
El 30 de mayo de 2012 el cámara de televisión Mario Biondo (1976-2012) falleció ahorcado en la habitación de su domicilio en Madrid con un pañuelo anudado en un extremo alrededor de su cuello y el otro en una de las estanterías del salón mientras practicaba un juego sexual.
El 3 de septiembre de 2013,  quien secuestró, violó y maltrató durante una década a tres mujeres en Cleveland (EE. UU.), fue hallado muerto en su celda del centro penitenciario de las afueras de Columbus (Ohio) donde cumplía condena con los pantalones y la ropa interior "bajados hasta los tobillos".

fuente:wikipedia

Con estas prácticas extremas, se está a un paso de la muerte.

En ese sentido, el doctor Harold Voss, médico forense del estado de Brandenburgo, Alemania, asegura que entre 80 y 100 hombres germanos fallecen al año debido a este tipo de masturbación extrema.
Es difícil tener un registro claro por circunstancias sociales y familiares (muchos casos que no se denuncian)

Fuente: Su Médico.com



--------------------------------------------------------------------------------------------------
Yo podría ser el último paria de mi reino, un

 leproso abandonado por todos, sin recuerdo y sin 

esperanza de goce alguno, y aún quisiera vivir.