El Mundo Mejor de Mabel: Otro eslabón luctuoso de la tragedia argentina
Te has llevado el aroma del bosque y el sabor de la vida... pero el bosque me los ha devuelto...

bitácora

IBSN: Internet Blog Serial Number 11-03-1971-28

martes, 20 de enero de 2015

Otro eslabón luctuoso de la tragedia argentina

MARCHAS EN TODO EL PAÍS POR EL FISCAL NISMAN


El mundo, igual que todos los argentinos, esperaba -y seguirá esperando, ya como un exigente reclamo- tomar conocimiento público de las denuncias del fiscal Nisman. Nisman ya no está, pero la clave sigue siendo que no desaparezcan las trescientas grabaciones cuya existencia denunció.
Si no aparecen, la opinión pública mundial terminará confirmando la sospecha más generalizada que hay sobre nosotros prácticamente en todo el planeta: llevamos una década degradando la maravillosa promesa de democracia nacida en 1983, en dirección a un régimen donde muertes como esta pasen a tomarse como plausibles.
En tal sentido, el sector de donde aparentemente se originaron las grabaciones, el que corresponde a una de las tantas internas salvajes del Gobierno, en este caso la interna de Inteligencia, que es el sector del señor Stiusso, hace unos meses sufrió otra baja violenta, con la muerte a balazos, en el baño de su propia casa, del “Lauchón” Viale, operador muy cercano de Stiusso, a manos de una partida del grupo policial Halcón. En Argentina, la violencia ya ha dejado de ser una hipótesis para convertirse en algo real, cuasi cotidiano, donde alrededor de la AMIA se siguen produciendo muertes.
Atentados como los de AMIA (Lockerbie, Torres Gemelas, subterráneos en Londres, Atocha en España, recientemente Charlie Hebdo en París) fueron debidamente resueltos, en varios casos en cuestión de días. Al revés, entre nosotros, el mundo lleva veinte años observando cómo no solo no avanzamos casi nada en la investigación sino que, además, las denuncias de Nisman pusieron en evidencia que la investigación, que debiera ser exclusivamente judicial, se encontraba repugnantemente penetrada por intervenciones absolutamente inaceptables del Poder Ejecutivo, de tanta toxicidad que la convirtieron en otro ámbito, otro más, de pujas internas entre sectores del Gobierno, con funcionarios de inteligencia enfrentados con sus superiores institucionales y con tal grado de profundidad que desemboca directamente en muertes violentas de algunos protagonistas, hasta ahora todos opuestos al oficialismo.
Hace años que el prestigio de la Argentina como un país con respeto a la ley y las instituciones viene degradándose de manera vergonzosa. La muerte de Nisman suma otro luctuoso eslabón a ese desprestigio, que se agravará todavía más si las grabaciones no aparecen y, sobre todo, si la opinión pública no reacciona de manera suficiente, como ya hizo en el caso del fiscal Campagnoli, a quien esa misma opinión pública seguramente confiaría la investigación de la muerte de Nisman y vería con buenos ojos que él, o alguien como él, lo reemplazara en la investigación de la causa AMIA.
Andrés Cisneros.
Es abogado y politólogo, y fue vicecanciller argentino (1996-1999). Dirigió, junto con Carlos Escudé, la compilación “Historia general de las relaciones exteriores de la República Argentina”.
..................................................................................................................................................

2 comentarios :

  1. Todos los atentados deben no ser olvidados y no dejar que la causa se archive por los propios implicados, es importante la unidad de todos en la lucha contra el fraude y este tipo de terrorismo, una de las llaves seria también una buena ley de transparencia
    Un abrazo Mabel

    ResponderEliminar
  2. Todo esto me tiene desvelada, Toni. Aquí son escasamente la 7 am y estoy desde las 6 leyendo las noticias. El país está convulsionado por lo que ha pasado, no sé que acontecerá de ahora en más, lo que sé es que todo muy penoso y preocupante.
    Ojalá algún día se pudiera hablar de una verdadera ley de transparencia, pero por lo que veo, en este momento es solo una utopía.
    Gracias, amigo por tus palabras.
    Un abrazo, Toni.

    ResponderEliminar